consejoscreditales Uncategorized Cuándo es seguro pedir los créditos

Cuándo es seguro pedir los créditos

0 Comment


La cultura española siempre ha sido muy crediticia, es decir en la época de bonanza tuvieron la costumbre de gastar los ahorros en consumo y al verse en esa situación empezaron a recurrir al crédito. La época de la crisis fue severa en este sector de la población al quedarse sin ahorros y sin la posibilidad de recurrir a los créditos.

  En la actualidad existe un auge de empresas financieras que otorgan créditos a los ciudadanos sin tanto papeleo y procesos burocráticos. Esto ha popularizado el crédito al consumo a niveles alarmantes.

   Sin embargo, estas empresas tienden a colocar condiciones muy inflexibles a sus clientes, por ejemplo, tasas de interés muy altas, plazos muy cortos y una vigilancia extrema para que se le pague la deuda, que llega hasta el hostigamiento por teléfono u otras vías. Ante tal realidad. ¿Cuándo es seguro solicitar créditos? Ya sea en la banca convencional o a través de las empresas financieras de internet.

  Lo más seguro es recurrir a los créditos solo cuando es estrictamente necesario. En la actualidad las entidades financieras tienen un producto financiero para cada ocasión. Promocionan diferentes tipos de créditos, por ejemplo para comprar vehículos cubrir gastos de viajes, fiestas familiares, emergencias personales, entre otros.

 Muchas personas caen en la tentación y adquieren un préstamo para cada ocasión lo que termina generando un gran problema a mediano y largo plazo para el cliente. Es por ello que se aconseja medir las consecuencias y dejar siempre los créditos como una última opción, es decir cuando ya sea algo irremediable.

   Cuando se toma un préstamo se debe hacer un compromiso de devolución del dinero, puesto que si hay demoras se tienen que pagar intereses de mora que pueden oscilar entre el 6 y el 12%. A esto se le debe sumar las comisiones, gastos administrativos, entre otros.

  De esta manera, más que una solución rápida el acceder a créditos puede convertirse en una pesadilla si no se toman las medidas correspondientes pues el nivel de endeudamiento se puede salir de las manos. La recomendación más clara es tratar de evitarlos siempre y cuando haya mejores alternativas como préstamos de familiares amigos, préstamos en nómina, entre otros instrumentos menos costosos.

Las recomendaciones son siguientes:

-Bienes prioritarios. Por ejemplo, si para adquirir una vivienda, un coche u otro bien necesario no se pueda adquirir con los ahorros es fundamental considerar la vía del préstamo bancario para acceder a este bien. Para ello debes buscar las mejores ofertas del mercado, mantener tu documentación en regla y poseer todos los requisitos que te exijan. Trata siempre de leer la letra pequeña de cada documento que debas formar.

-Cuando ya no hay más personas que puedan financiarte. Es decir, cuando ningún familiar o amigo pueda seguir financiando sus proyectos ya es hora de considerar un crédito bancario.

-Cuando ya no tienes posibilidades de recurrir a avances de nómina ni créditos personales en el trabajo. Esto puede ser un indicador de que ya puedes solicitar un crédito para subsanar tus problemas e invertir en tus proyectos. Evalúa las opciones y recurre a las que te den mayor garantía.

-Cuando solo tienes una sola fuente de ingresos y has agotado todas las posibilidades de crédito es necesario evaluar los créditos para poder lograr tus proyectos. Es decir, dejando el crédito solo de última opción.

   Al momento de estar en un contexto seguro donde tengamos que solicitar un crédito debemos actuar siempre con calma, se deben analizar todas las opciones sin desespero, pues de esto depende nuestro futuro y si tenemos problemas podemos pasar muchos malos ratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *