consejoscreditales Uncategorized ¿Cuánto podemos ahorrar con los créditos rápidos?

¿Cuánto podemos ahorrar con los créditos rápidos?

0 Comment


En los últimos años han arreciado las consecuencias de la crisis económica de 2008 y los embates del desempleo en la economía nacional. Es por ello que los consumidores han tenido que optimizar el dinero de forma generalizada a fin de que pueda rendir para poder cubrir todas sus necesidades. No obstante cuando se tiene un presupuesto ajustado los imprevistos u oportunidades que se pueden presentar para alguna inversión o compra de activo pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza. Los bancos tradicionales han dejado de ser opción de financiamiento para muchas personas debido a la cantidad de requisitos y garantías que exigen para aprobar créditos personales.

   Ante esta realidad aparece en la escena los créditos rápidos como un mecanismo que puede servir para obtener dinero rápido y así cubrir imprevistos, adquirir activos y realizar inversiones planificadas. Los créditos rápidos son préstamos personales que se gestionan básicamente por Internet con montos que oscilan entre 100 a 1000 euros. Sin embargo, hay empresas que ofrecen cantidades más altas pero con mayor rigurosidad y evaluación del cliente a fin de garantizar su capacidad de pago.

  Los créditos rápidos constituyen una gran oportunidad para anticipar gastos, por ejemplo en tiempos de ofertas y grandes descuentos en las tiendas por departamento o tiendas virtuales los créditos rápidos nos puede ayudar a ahorrar mucho dinero, pues la rapidez de su procesamiento nos permitirá no perdernos la oferta y capitalizar todo el descuento que se ofrece en el artículo que llegan en algunos casos hasta un 70 a 80%. Aún así pagando una tasa de interés superior a la media bancaria se puede ahorrar mucho dinero anticipando la compra con el uso de créditos rápidos.

  Sin embargo, la versatilidad de los créditos rápidos puede ser una navaja de doble filo pues se trata de un préstamo personal que se solicita mayormente a través de Internet, con un proceso de evaluación crediticia casi nulo, que aprueban plazos para el pago muy cortos y a una tasa de interés muy superior a la media de los bancos tradicionales. Es por ello que el uso de créditos rápidos no se puede tomar a la ligera y es inviable utilizarlo para bienes de consumo que no generen ningún tipo de productividad. Ahora, si se trata de adquirir un bien con una intención de ahorro considerable el crédito rápido puede ser viable desde el punto de vista financiero.

  Otra forma de poder ahorrar con el uso los créditos rápidos aún pagando altas tasas de interés en plazos cortos es invirtiendo en algún activo que tienda a revalorizarse rápidamente o que esté en oferta con el fin de que lo que ahorrado supere la cuota correspondiente incluyendo los intereses.  

  Es muy importante la planificación financiera eficiente, la disciplina para los pagos, la organización de las fechas de cancelación de cuotas a fin de evitar olvidos a última hora que puedan afectar la reputación crediticia. Los créditos rápidos si se gestionan de una forma correcta pueden permitir grandes beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *